jueves, 8 de marzo de 2018

Neouvielle, el tour de los 1.000 lagos


El macizo del Neouvielle y su rosario de lagos de montaña son uno de los entornos mas bonitos del Pirineo. El año pasado, tras 30 años de actividades en la cordillera, Anaitasuna visitó por primera vez esta zona mediante esta pequeña travesía circular.


El primer día nos lo tomamos con calma ascendiendo al refugio de Bastan


Siluetas frente al pic Mechant


El coqueto refugio de Bastan


Nuestro pequeño grupo comenzando el segundo día.



Lac de Bsstanet


Esta segunda etapa es un continuo subir y bajar atravesando collados y recorriendo bellos circos lacustres: bastan, Aygues Cluses, Coubous y la Glere.


Hourquette Nere, con el espectacular Pic Bastan de telón de fondo


Col de Tracens. desde aquí entramos en la cuenca de Coubous antes de afrontar la última subida a la horquette de Mounicot.



Tras un largo día de caminata, en el lago de la Glere nos damos un homenaje



Últimos metros antes del refugio



El tercer día afrontamos la jornada más alpina de todas. En esa etapa, los bloques de granito toman protagonismo, tanto en la dura subida a la Horquette de Chausenque como en las laderas del Neouvielle


Lacs Estelats, cresta de la Mourelle y Neouvielle. desde este lado la silueta impone lo suyo. ¿Legaremos hasta la cima?



Metros finales en el Pic Neouvielle. La meteo se portó estupendamente y pudimos ascender este bello tresmil


Anaitasuna en el Neouvielle, que gozada


Bajamos poco a poco entre grandes bloques de granito hasta alcanzar la cuanca lacustre de Aumar y los laquettes


En los Laquettes. La bajada a Oredon se acaba haciendo larga, pero nada que una buena cerveza fría no pueda solucionar. Otro día precioso de montaña, que disfrutamos mucho.



La última etapa, ascendemos al Soum de Monpelat, una pequeña cima que presume de tener las mejores vistas del macizo. Llegando a la cima, el macizo de Neouvielle se muestra desafiante.



Los altos valles de Aure y Louron, que maravilla de sitio.




En la cima, disfrutando del momento.


Bajamos a buscar la muy poco visitada zona lacustre de Cascaret. Buscando tenues sendas, llegamos a un lugar maravilloso



Y poco a poco nos acercamos al gran lago de Oule, donde cerramos nuestro  bucle de 4 días


Como resumen; ¡Qué bonito!! la verdad es que es una travesía que es un puro disfrute para la vista. ¡Éste año repetimos!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario